8 may. 2008

La papita negra en Canarias


Fernando Schwartz escribió en un artículo titulado "el juego gastronómico" y publicado en la revista Gentleman lo siguiente: "...¿Cómo podemos definir que un menú en París es mejor que otro en Hong Kong? Una comida maravillosa debe ser una experiencia sensual absoluta... una pizza es mejor que un asado en una mañana fresca mirando al Mediterráneo. Y el asado es infinitamente mejor si el mediodía ocurre en plena Pampa..."


Este caballero tiene mucha razón y yo apunto que la papita arrugada sabe mejor en Canarias. No importa la variedad aunque opto por la "negra yema de huevo" que si es de Güímar mucho mejor. La papa, un producto tan nuestro del que una vez una compañera madrileña "Manuela" me habló muy mal. Me dijo: ¡qué retrasados estais aquí. Comeis demasiado tubérculo! Tele pizza tenía un chollo con ella así que ya se imaginarán que sus palabras me afectaron muchísimo. En fin, benditas papas. ¿Quieres triunfar en la cocina con algo muy sencillo y sabroso? pela unas papitas negras y guísalas. Una vez que escurras el agua le añades en caliente un buen chorro de nata líquida y una nuez de mantequilla, una pizca de sal y un poco de pimienta negra. Haces la puré que quede suave y luego troceas un puñado de pasas de corinto y se lo añades. Ahí tienes un buen acompañamiento para un costillar de cordero. Ahí tienes una forma diferente de comer una buena papa, con un poco de imaginación.

No hay comentarios: