6 may. 2008

Aromas del verano

Nada me satisface más que enfrentarme cada día a la creación de un plato. Digo creación porque creo que jamás he cocinado un plato de la misma manera. Me gusta improvisar llevado por las sensaciones de cada instante. Tengo un cuenco lleno de limas. ¿Sabes? para mi el olor de la lima es Brasil. Creo que Carol estará de acuerdo conmigo. Regreso a la encimera y dispongo todos los ingredientes: limas, cilantro, varios tipos de lechuga, uvas pasas, nueces. Tengo además varios langostinos cocidos y un poco de queso fresco (de Fuerteventura) sal de hierbas, y aceite de oliva de tipo "arbequina" (es más aromática y fresca). No hay nada más sencillo que montar una buena ensalada aunque tengo que reconocer que lo del aliño es fundamental para triunfar. Te recomiendo un gran cuenco de madera en cuyo interior viertes un chorro de aceite. Troceas con las manos las lechugas y el cilantro fresco (hazlo el día que te sientas positivo pues dicen que a través de las manos descargamos nuestra energía) y luego picas el resto de ingredientes. El aliño en este orden llevará la sal, un buen chorro de vinagre de módena y un chorrete de lima. No olvides abrir una botellita bien fría de Flor de Chasna de las bodegas Cumbres de Abona (Tenerife). Te pones cómodo, descalzo y te dejas acompañar por el volumen 9 de Hotel Costas París. Es Chill-out. Buen provecho.

No hay comentarios: