13 may. 2008


Si hay un ingrediente que para mi gusto debe ocupar el trono en una mesa es el pan. Pero este monarca debe cumplir una serie de requisitos si quiere mantener la corona. Su aspecto debe ser saludable, su olor debe desprender cierto aroma de acidez que además debemos notar en su sabor y también debe deleitarnos el oido con un crujido al partirlo y al masticarlo. ¡Qué maravilla aquellos panes de la infancia! Con su miga sabrosa que sin llegar a engajar si que hacían que el placer de devorar un bocadillo se prolongara algunos minutos. Recuerdo aquellos bocadillos de "carne de ave" o de "chorizo de perro" de mi abuela. Estos últimos son los que mejor saben en una romería ¿verdad? Los de salami y queso amarillo del instituto que hay que ver cómo sabían. Ahora el pan sigue formando parte de mis creaciones para deleite de la familia y amigos en cada reunión en casa. Por influencia familiar (primero) y por lo bueno que está, el "pa amb tomàquet" lo que conocemos en castellano como "pan tumaca" es uno de los mejores aperitivos que puedes preparar. Pero si quieres sacarle partido y te apetece sigue el siguiente consejo. El pan debe ser payés y si la preparación la vas a hacer pongamos, el sábado, debes comprarlo desde el miércoles. No temas, debe endurecerse lo suficiente como para que la miga gane en consistencia. Corta las rebanadas y restriégales un diente de ajo (esto es sólo para que coja un poco de sabor). Luego embadurnas estas rebanadas con unos tomates que estén bien coloraditos (evita los que estén verdosos). Le añades un chorro generoso de aceite de oliva y sal y luego le pones el jamón serrano (el que más te guste o mejor le venga a tu bolsillo). Si lo acompañas de un buen vino (tinto con crianza o blanco seco) le va a encantar a tus invitados. ¡Que aproveche! ¡Ah! y como pan sin problema. El pan no engorda. Engordas tú.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Recibido tu mensaje, he decidido "embarcarme" en la red para conocer tu blog. Es martes y trece, pero como hay barcos muy seguros, como lo ha sido leerte, no he tenido ningún reparo en subir por la escala, por la que, seguramente, subiré más veces.
Gracias por invitarme.
Saludos,
María Hdez.